jueves, 23 de febrero de 2017

Pissaladière {Coca de cebolla, anchoas y aceitunas}

La pissaladière es una coca con una base de cebolla confitada, anchoas y aceitunas negras, también conocida como la "pizza francesa" ya que es típica de la zona de la Provenza.

Su base es fina y crujiente que la hace diferente a la pizza italiana y se condimenta con diferentes aromáticas como romero, tomillo u orégano, dándole ese toque tan mediterráneo.

Esta es mi propuesta para el reto de Gastroamig@s.





Ingredientes

300 gr de harina
50 gr de manteca de cerdo ibérica
30 ml de aceite de oliva
100 ml de agua
1 nuez de levadura fresca (12 gr.)
1 cucharadita de sal
1 pizca de azúcar

4 cebollas moradas
1 cucharada de panela o azúcar moreno
1 lata de anchoas en aceite
Aceitunas negras de Aragón o Kalamata
Romero fresco
Orégano
Tomillo


Preparación

Empezamos preparando la masa. En un bol, vertemos tanto el agua como el aceite y calentamos ligeramente en el microondas hasta que esté tibia. Disolvemos bien la levadura y añadimos la manteca de cerdo que desharemos con el mismo calor.

En un bol aparte, mezclamos la harina junto con la sal y el azúcar. Hacemos un volcán en el centro y vertemos la mezcla de los líquidos. Mezclamos y amasamos hasta conseguir una mezcla homogénea.

Thermomix

Metemos tanto el aceite, la manteca, el agua y la sal en el vaso de la Thermomix y programamos 30 segundos a 40º y velocidad 2. A continuación, incorporamos la harina, la levadura y el azúcar y mezclamos durante 20 segundos a velocidad 6.

Para ambos procesos

Dejamos reposar unos 20 minutos a temperatura ambiente.

Mientras, pelamos las cebollas y las cortamos en juliana fina. Las rehogamos en una sartén a fuego medio. Incorporamos las aromáticas, el romero, tomillo y orégano, la panela o azúcar moreno, salpimentamos al gusto y dejamos confitar lentamente.

Estiramos la masa finamente y la disponemos en una bandeja de horno dándole la forma deseada.

Repartimos la cebolla por toda la superficie dejando un margen por los laterales. 

Horneamos a 200ºC durante 15-20 minutos. En los últimos 3-4 minutos, retiramos del horno y disponemos las anchoas en forma de rombo entrecruzándolas entre sí. Repartimos las aceitunas negras y seguimos horneando hasta que la base de la coca esté dorada y crujiente.


NOTA: si las anchoas las ponemos desde el inicio, durante la cocción quedarán demasiado saladas. Por ese motivo, las añadimos al final para darles únicamente un toque de calor.

También podemos utilizar cebolla blanca, al gusto.









No os perdáis las propuesta de Neus, Silvia, Carmen, Lola, Miquel, Dolorss, Eri, Montse, Gemma






.

lunes, 20 de febrero de 2017

Tortilla de butifarra de huevo y ajetes

Una tortilla ideal para celebrar el próximo jueves lardero, con su butifarra de huevo y unos ajetes que le da un sabor muy acertado.






Ingredientes

1 butifarra de huevo
5 o 6 ajetes 
5 huevos
Sal
Pimienta


Preparación

Pelamos los ajetes, retirándoles la primera caja y las raíces. Los cortamos a rodajas y salteamos en una sartén con un chorrito de aceite hasta que cojan color y estén tiernos.

A continuación, añadimos la butifarra cortada en daditos y salteamos unos minutos. Salpimentamos al gusto.

En un bol, batimos los huevos, añadimos la butifarra y los ajetes y mezclamos.

En una sartén con un chorrito de aceite vertemos los huevos y cuajamos por un lado, le damos la vuelta a la tortilla y cuajamos unos minutos más por el otro lado, al gusto.














.

lunes, 13 de febrero de 2017

Trufas de chocolate blanco y frambuesa

No hay mejor manera de celebrar que con unas ricas trufas y si son tan especiales como éstas de chocolate blanco y frambuesa mucho mejor.

Para San Valentín nos inundan los corazones, el color rojo y el romanticismo por doquier, y aunque yo no soy muy partidaria de esta fecha, inventada por los grandes gurús del marketing, siempre hay un buen motivo para celebrar, porque el momento especial lo decidimos nosotros.





Ingredientes

250 gr de chocolate blanco 
100 ml de nata líquida (35%M.G.)
10 frambuesas
Coco rallado


Preparación

Fundimos el chocolate junto con la nata al baño maría hasta que esté deshecho.

A continuación, añadimos las frambuesas y mezclamos bien hasta integrar.

Dejamos enfriar la mezcla en la nevera hasta que tenga una consistencia que nos permita hacer bolas (mejor preparar de víspera)

Hacemos bolas del tamaño deseado y las rebozamos en el coco rallado.

Reservamos en la nevera o congelador hasta el momento de consumir.











.

lunes, 6 de febrero de 2017

Albóndigas vegetarianas de zanahoria

Últimamente está siendo muy popular eso de #loslunessincarne, así que ésta es mi aportación para cumplir con los buenos propósitos.

Unas albóndigas vegetarianas de zanahoria muy ricas y bien saludables, ya que además de no llevar carne están echas en el horno para ahorrarnos calorías y grasas.




Ingredientes

4 zanahorias
1 huevo
1/2 cebolla morada
1 cucharada de salsa de soja
3 cucharadas de pan rallado 
1 cucharada de cilantro fresco picado
1 cucharada de jengibre fresco rallado
Sésamo para rebozar


Preparación

Pelamos las zanahorias y las rallamos. Escurrimos bien para eliminar el exceso de agua que puedan contener.

En un bol, mezclamos las zanahorias escurridas junto con la cebolla bien picada en brumoise, y el resto de ingredientes, excepto el sésamo.

Mezclamos bien y comprobamos que con la mezcla se puedan hacer bolas, si vemos que tiene exceso de líquido, añadimos un poco más de pan rallado.

Hacemos bolas pequeñas de tamaño bocado, o al gusto, y las rebozamos con las semillas de sésamo.

Disponemos las bolas en una bandeja de horno y horneamos a 180ºC durante unos 20 minutos o hasta que las albóndigas estén ligeramente doradas y crujientes.

Servimos de immediato.


NOTA: si se prefiere, se pueden hacer hamburguesas cogiendo porciones más grandes y aplastándolas ligeramente para darles forma.








.

jueves, 2 de febrero de 2017

Alcachofas gratinadas al pimentón

Qué agradecidas son las alcachofas, podemos disfrutar de ellas preparadas de cualquier manera. Esta vez, de manera sencilla, simplemente cocidas y con un toque crujiente al final. 

Ahora que estamos en temporada es cuando debemos consumirlas para beneficiarnos de todas sus propiedades y sabor.




Ingredientes

4 alcachofas
1 diente de ajo
3 cucharadas de pan rallado
1 cucharada de pimentón dulce
Unas gotas de zumo de limón
Perejil fresco 
Aceite de oliva


Preparación

Limpiamos las alcachofas, retirándoles las hojas más externas hasta llegar a las más tiernas. Les cortamos la punta y las cortamos longitudinalmente por la mitad. Retiramos los pelillos internos.

Cocemos las alcachofas en una olla con agua salada y una rama de perejil fresco, para evitar que se oxiden.

Cocemos durante unos 15 minutos o hasta que estén tiernas. Retiramos, escurrimos y reservamos.

En un bol, mezclamos los ingredientes para el gratinado. El pan rallado junto con el diente de ajo bien picado, el pimentón, unas gotas de limón y el perejil picado.

Espolvoreamos las alcachofas con esta mezcla, rociamos un chorrito de aceite por encima y gratinamos a 200ºC hasta que la superficie esté ligeramente dorada.

Servimos en seguida, calientes.

 





.

lunes, 30 de enero de 2017

Patatitas rellenas de speculoos y crema de Cabrales

Lo que más me gusta de ir a restaurates nuevos es probar diferentes platos y combinaciones que a mi jamás se me hubieran ocurrido y después poder reproducirlas y versionarlas en casa.

Es el caso de estas patatitas, las originales estaban rellenas de praliné de avellanas pero yo las probé con speculoos, totalmente irresistibles!




Ingredientes

12-15 patatitas mini de bocado
Crema de speculoos
1 cucharada de queso Cabrales
2 cucharadas de queso crema Philadelfia
Aceite de oliva 
Germinados para decorar (opcional) 


Preparación

Lavamos bien las patatas, puesto que no las pelaremos y se comerán con la piel. Les hacemos un corte en la parte superior y con ayuda de una cucharilla las vaciamos, con cuidado de no romperlas.

Las disponemos en un cazo y las cubrimos con aceite de oliva. Las confitamos a fuego bajo, sin que llegue a hervir, durante unos 30-35 minutos aprox. dependiendo del tamaño de las patatas. Pinchamos con una brocheta para comprobar que están tiernas.

Las retiramos del aceite y las dejamos escurrir boca abajo para eliminar el exceso de aceite. 

Para la crema de Cabrales, mezclamos los dos tipos de quesos en un bol hasta integrar. 

Rellenamos las patatitas con la crema de speculoos hasta arriba y disponemos encima la crema de queso.

Decoramos con unos germinados, opcional.

Servimos templadas. 


NOTA: la cantidad de crema de speculoos dependerá del tamaño de la patatas.
La proporción de la crema de Cabrales y el queso crema es orientativo, dependiendo si os gusta más o menos fuerte de sabor. 












.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Panettone tradicional

Ya vuele a Navidad por todas las esquinas, y es que quedan tan sólo unos días para celebrar. Días de intensos preparativos, comprar, detalles... así que ir preparando los ingredientes del panettone que nos ponemos manos a la masa.

Hacer el panettone en casa no es tarea rápida, se necesita paciencia y la elaboración dura tres días, entre masas, levados, horneado... pero merece tanto la pena!!

Esta es mi sugerencia para el reto navideño de Gastroamig@s.





Ingredientes

Prefermento
110 gr de leche
110 gr de harina de fuerza
2 gr de levadura de panadero seca (6 gr de levadura fresca)

Primera masa
4 huevos enteros
2 yemas
500 gr de harina de fuerza
El prefermento
130 gr de azúcar
140 gr de mantequilla 
2 cucharadas de agua de azahar (o licor, opcional)

Segunda masa
La primera masa
270 gr de harina de fuerza
3 huevos enteros
3 yemas
140 gr de mantequilla
75 gr de azúcar
10 gr de miel
1 pizca de sal
1 vaina de vainilla
175 gr de piel de naranja confitada
175 gr de pepitas de chocolate negro 60% cacao

Total: 2 panettones grandes de 1 kg aprox.


Elaboración 

Prefermento

La noche anterior debemos preparar el prefermento. Mezclamos todos los ingredientes en un bol, lo tapamos y dejamos fermentar toda la noche a temperatura ambiente (ver foto 1, primera imagen)

Cuanto más lentamente leve el prefermento mayor complejidad tendrá la masa final y por lo tanto mayor sabor y textura éste es un paso fundamental.

Primera masa

Al día siguiente, batimos los huevos y las yemas en un bol. Añadimos el agua de azahar o el licor (opcional) y el azúcar. A continuación incorporamos todos los demás ingredientes excepto la mantequilla que se la añadiremos más tarde. 

Amasamos hasta integrar los ingredientes y empiece la masa a coger forma. Estiramos la masa ligeramente y añadimos la mantequilla a temperatura ambiente cortada a dados. Proseguimos con el amasado. Si lo hacemos a mano costará que la masa coja forma puesto que es bastante grasa y pegajosa. 

Trabajamos la masa sobre la mesa de trabajo plegándola y haciéndola rodar sobre si misma. Intentando no apretar demasiado la masa, cogemos un extremo de la misma y lo estiramos con suavidad, a continuación, la plegamos formando un paquete. La idea es estirarla y luego plegarla un tercio, estirar y plegar otro tercio girándola 90º y repetimos los pliegues. Repetimos este movimiento durante unos 5 minutos y dejamos reposar la masa tapada otros 10 minutos. Pasado este tiempo, repetimos la operación de amasado una vez más.
Después del amasado debemos tener una masa elástica y lisa. Si todavía se resiste, se puede repetir la operación una vez más.
Dejamos reposar la masa en un bol tapado a temperatura ambiente hasta que doble su volumen, yo la dejé toda la noche más medio día, sin prisas (ver foto 1, segunda imagen)

Segunda masa


Cuando la primera masa haya fermentado, batimos los huevos y las yemas de la segunda masa junto con la miel, el azúcar y las semillas de la vaina de vainilla (la vaina la podemos guardar en un bote con azúcar para avainillarla)

Añadimos la harina y la primera masa. Amasamos hasta que empiece a estar lisa y la estiramos ligeramente para incorporar la mantequilla a temperatura ambiente y en dados. 

Volvemos a amasar de igual forma que en la primera masa haciendo intervalos de reposos cortos para que se forme el gluten. Amasamos hasta conseguir una masa lisa y elástica.

A continuación, estiramos la masa e incorporamos la piel de naranja confitada y cortada a daditos junto con las pepitas de chocolate (ver foto 1, tercera imagen)

Cortamos la masa por la mitad, sobreponemos una mitad encima de la otra y formamos una bola, de esta manera el relleno se repartirá mejor por toda la masa. 

Cortamos la masa en dos mitades iguales, las boleamos e introducimos cada mitad en un molde de panettone con la parte fea hacia abajo.

Dejamos levar la masa hasta cuadruplicar o hasta que llegue al borde del molde (yo la dejé otra noche más más medio día en el horno apagado) Es importante taparla con una bolsa para que no forme costra y espacio para que la masa pueda levar bien (ver foto 2)

Horneado

Al día siguiente, precalentamos el horno a 180ºC arriba y abajo. Hacemos una cruz con un cuchillo bien afilado en la superficie del panettone e incorporamos una nuez de mantequilla en el centro de la cruz.

Introducimos los panettones en la parte más baja y dejamos hornear durante 30-45 minutos. Si vemos que se dora mucho la superficie tapamos con papel de aluminio y seguimos horneando. Pasado este tiempo, comprobamos la cocción con una brocheta. Si sale limpia ya estará y sino, dejamos unos minutos más.

Enfriado

Sacamos los panettone del horno y con unos guantes de cocina, para no quemarnos, introducimos dos brochetas por cada lado del panettone y los dejamos enfriar por completo boca abajo sobre unos taburetes (ver foto 2) 

Es muy importante dejarlos enfriar boca abajo, para evitar que la masa del panettone se baje durante el enfriado y conseguir la esponjosidad que los caracteriza.


NOTA: se puede sustituir la naranja y el chocolate del relleno por pasas, frutos secos o sin nada.
Se puede añadir, o no, licor al gusto como ron, anís... yo he preferido obviarlo y en su lugar añadir agua de azahar.
La elaboración completa del panettone dura tres días, respetando los tiempos de los levados. Es importante no tener prisa y cuanto más lo dejemos levar, más sabor y esponjosidad tendrá.
Se puede sustituir el prefermento por masa madre.

Para ser el primer panettone que hago no está nada mal, nos ha gustado mucho. Durante el levado la masa subió perfectamente pero durante el horneado no subió todo lo que hubiera deseado. De sabor estaba increíble y muy esponjoso, que en realidad es lo que cuenta. 

En mi caso hice dos panettone de 500 gr cada uno, para ello dividí las cantidades de la receta original a la mitad.







Foto 1


Foto 2





No os perdáis las propuestas de dulces navideños de Neus, Silvia, Carmen, Lola, Miquel, Dolors, y Eri






.

Quizá te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
? 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18